Estética natural, una formación de futuro

Según la nueva normativa europea, desde el 11 de marzo los productos cosméticos deben incluir más detalles: los meses que pueden transcurrir desde la Primera Apertura del Envase (PAO) y el listado completo de ingredientes (INCI), para evitar su uso imprudente.M

Los perfumes y cosméticos que comenzaron a fabricarse el pasado 11 de marzo deben incluir ya información adicional para el consumidor. Consiste en una etiqueta que indica por un lado el número de meses límite para la aplicación del producto desde su apertura (PAO, según sus siglas en inglés), que estará simbolizado mediante el dibujo de un tarro abierto con la indicación del tiempo en meses que dura sin estropearse y, por otro, el listado adicional de ingredientes que contiene el producto (INCI, según sus siglas en inglés).

La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) ha presentado estas novedades que modifican la directiva europea sobre el etiquetado de los cosméticos. Se pretende evitar los usos imprudentes de los consumidores y proporcionarles toda la información para la mejor utilización de los productos. Según Manuel López Nuevo, farmacéutico y director de Comunicación de Pierre Fabre Dermocosmética, esta medida se ha tomado con un propósito claro: «Aumentar la información para el consumidor y permitirle usar el producto sin ningún perjuicio. No implica cambio, sino añadir advertencias de importancia destinadas para que el consumidor haga un mejor uso».

Después de la apertura

El PAO debe aparecer en el envase y en el estuche, en caso de que lo lleve, y no tiene relación con la fecha de caducidad o vida mínima, ya que ésta habla del periodo óptimo de utilización del producto desde su fabricación, mientras que el PAO se refiere al periodo desde la apertura del cosmético. Mediante la imagen de un tarro abierto y el número de los meses o años se simboliza esta nueva información. López Nuevo cree que se acabará adoptando la M en los diversos países de la Unión Europea (de menses en latín).

Hay una serie de artículos que no necesitan incluir el PAO: los de fecha de uso preferente igual o menor a 30 meses. Quedan a criterio de los fabricantes los siguientes productos: los de un solo uso (monodosis), los que no están en contacto con el exterior (aerosoles) y los que con el paso del tiempo no se deterioran (productos alcohólicos o anhidros). Por lo tanto, sólo los que tienen una duración superior a los dos años y medio están obligados a incluir este nuevo etiquetado; en cambio, los demás aparecerán bajo la advertencia: «Utilizar preferentemente antes de…».

La otra inscripción es el INCI, que simboliza la información adicional del listado de ingredientes. «Engloba a una serie de componentes que mediante análisis dermatológicos se ha demostrado que pueden causar reacciones alérgicas a los consumidores. Antes no había obligación de incluirlos», afirma López Nuevo.

La industria dermocosmética ha decidido introducir esta información que permite identificar aquellas sustancias que, si superan ciertos niveles, se vinculan con más frecuencia a reacciones alérgicas.

Deja un comentario